¿Porqué algunas personas tienen tanto éxito trabajando desde su casa?

¿Qué saben ellos que tu no sabes?

Domina los secretos que usan los mejores para trabajar desde su casa agregar fuentes de ingresos, automatizarlas y multiplicarlas.

 

Sanchy (Santiago Pardo) y Marcy (Josefina Vieras)

Santiago y Josefina, recién llegados a Buenos Aires

 

Cuando nos mudamos a Buenos Aires en febrero de este año, tuvimos problemas para alquilar en la manera tradicional porque necesitábamos DNI y otros papeles que no teníamos.

Ahora estamos viviendo en un apartamento “temporal”, claro, no nos piden esos papeles, pero el precio del alquiler es de… $1000 dólares.

Cuando mis amigos me preguntan como hago para pagar tanto de alquiler simplemente les digo “con un pequeño negocio de tiempo parcial que tenemos” 😉

Sinceramente, prefiero que sea así. Ahora puedo irme a un apartamento mejor o mudarme a otro país cuando yo quiera, en vez de haberme comprometido a 2 años con un alquiler “tradicional”. Además está amueblado y no tengo que preocuparme de pagar las expensas ni arreglar lo que se rompe, estamos x10 veces más cómodos.

La clave para tener una vida de riquezas no es ser avaro, no es comer mal, ni estar pendiente de los descuentos. La clave es saber en que etapa de la vida te encuentras y aprender a crear más fuentes de ingresos cada vez.

Dime que prefieres…

Salir a bailar con tus amigos y…

  • tomar 1 solo trago para ahorrar
  • o invitar a tus amigos a una ronda de tragos

Necesitas comprarte ropa nueva y…

  • gastar horas buscando descuentos y los mejores precios
  • o comprar la ropa que más te guste y dedicar el resto del tiempo a cosas más importantes

A la hora de hacer el surtido semanal…

  • ir a 3 tiendas distintas buscando lo más barato en cada una
  • o pedir que te manden la compra a tu casa

La elección es bastante obvia, ¿Verdad?

Nosotros tenemos 4 ingresos, nuestros trabajos tradicionales, la venta de productos Herbalife, y con las ganancias de Herbalife abrimos un negocio por Internet para gente de Uruguay. Ahora estamos guardando nuestras ganancias para poder invertir y agregar una 5ta fuente de ingresos.

No somos ricos todavía, pero agregar estos nuevos ingresos a nuestra vida nos ha dado mucha más libertad de dedicar nuestras energía a lo que nos gusta.

Entonces, ¿Porqué algunas personas hacen miles y miles de dólares trabajando desde su casa y otras no?

Sabía que no podíamos tomar el mismo camino que toma todo el mundo cuando comienza en un negocio como Herbalife. Molestar a tus amigos y a tu familia, intentar convencerlos de que compren un producto que no quieren, poner cartelitos en la calle “trabaja desde casa, se tu propio jefe”. No conozco a nadie que se haya hecho rico así.

Intenté utilizar internet para promocionarme, difundí entre personas que les interesaba el deporte, utilicé Facebook para publicar en grupos de nutrición, e incluso en grupos de personas buscando trabajo. Intenté utilizar Instagram para darme a conocer, también Google Adwords.

Pero nada funcionaba. Empecé a cuestionarme a mi mismo, “tal vez no soy bueno vendiendo”, “tal vez el producto no es tan bueno”, “tal vez a la gente simplemente no le interesa”. Piensa 1 segundo en como suena esto, decirme a mi mismo que no soy suficientemente bueno para salir adelante.

Ahí fue que me di cuenta que nada de lo que estaba haciendo era nuevo y mucho menos era eficiente, todo el mundo lo estaba haciendo y no lograban otra cosa que molestar a las personas.

Conseguía vender algún producto pero pasaba de manera muy esporádica, no tenía control sobre mis ventas.

Lo peor de todo es que dejaba que las críticas me afectaran. Cuando hablaba del tema con mi madre lo que conseguía era un “a ver cuando haces algo productivo con tu vida”. Cuando buscaba consejo de mis amigos obtenía burlas y un “esas empresas son todas estafas”. Y cuando tus amigos y tu familia dudan de ti, ¿Dónde más vas a buscar apoyo?

Sin embargo yo veía que a los mejores vendedores de Herbalife no les afectaban estas cosas. Se despertaban cada día, ejecutaban sus rutinas mañaneras, se ponían a trabajar, lograban vender 10 veces más que cualquier otra persona y terminan a tiempo para disfrutar el resto de su día con amigos y familia. Y amaban lo que hacían… sin importar lo que nadie dijera!

¿Cómo lo lograban?

Quería saberlo, estaba obsesionado, porque había apostado tanto tiempo y energía a Herbalife, y sabía que si encontraba la manera podría generar enormes ganancias.

Lograrlo significaba descubrir el camino a volverme exitoso, y confiar en mi mismo, y ser feliz. Lo que se quedaría conmigo para siempre, si podía vender Herbalife por Internet podría vender cualquier cosa. No solo hoy, o la próxima semana, sino toda la vida.

¿Alguna vez conociste a una de estas personas? Logran ingresos de miles y miles de dólares, y cuando les preguntas como hacen se encogen de hombros y dicen “Ah, pongo mucho esfuerzo y trabajo”.

¿Qué m***** significa eso? Yo también le pongo mucho esfuerzo y trabajo. Si solo pudiera saber lo que ellos saben, sentirme como ellos se sentían, tal vez podría entender la magia de los mejores vendedores.

Lo que descubrí me sorprendió.

Tenía muchas suposiciones de lo que significaba “vender por internet”… y por lo menos la mitad de ellas estaban TOTALMENTE EQUIVOCADAS.

Pero también me di cuenta que los mejores vendedores siguen ciertos sistemas. A veces, ni siquiera saben sobre sus propios sistemas. Pero los siguen de todas maneras. Y luego de hablar con uno, y otro y otro, empecé a ver estos sistemas.

Quiero compartir lo que aprendí en el proceso, por que sé que si me sorprendió a mi también te sorprenderá a ti.

Empezaré con DOS MITOS ENORMES que me dejaron impresionado.

MITO #1: “Supongo que no estoy motivado”

¿Cuándo fue la última vez que sabías que querías algo, incluso empezaste a hacerlo… pero luego nunca seguiste con el plan?

  • Quería escaparme un fin de semana de vacaciones de Uruguay… pero nunca llegué a buscar precios de alquileres.
  • Quería empezar un negocio… pero nunca llegué a encontrar una buena idea.
  • Quería perder peso para el verano… pero luego de las primeras 2 semanas de ir al gimnasio, nos volvimos muy “ocupados”.

“Supongo que no estoy motivado”, nos decimos a nosotros mismos.

Es una de las frases más destructivas que podrías decirte. Al decirla te estás dando permiso para seguir fallando el resto de tu vida.

Básicamente estas diciendo “Soy el tipo de persona que no puede conseguir lo que se propone. Soy vago.” Y una vez que te etiquetas así a ti mismo, ¿Cómo cambiarlo?

Peor, la motivación no tiene nada que ver con obtener resultados! Los mejores vendedores no dependen de la motivación — la cual es esquiva y rara. Ellos crean sistemas, perfeccionan su arte, y sistemáticamente mejoran su psicología.

Así que si en algún momento te encuentras diciendo “Supongo que no estoy motivado”, ya has perdido.

Mientras aprendía esto, pensé en todos los momentos en que había fallado en algo. Y en casi todas las veces me había dicho a mi mismo “Supongo que no estoy motivado”.

Investigué un poco más. ¿Cómo hacen los mejores para dejar de insultarse a ellos mismos? ¿Cómo hacen para seguir adelante con las cosas que realmente quieren?

Y ahí fue cuando entré en el mundo del “exito”.

MITO #2: “No he tenido éxito por que…. [inserta tu excusa aquí]”

El éxito no es diferente a otras habilidades, puede ser entrenado y puede ser dominado.

Uno de los momentos más importantes en mi vida fue cuando dejé de esperar que el éxito sucediera y empecé a tratarlo como una obligación. Realmente empecé a verlo de una manera ética, un deber para conmigo, mi pareja, mi empresa, y mi futuro, en vez de algo que podría o no podría pasarme.

Enfrentémoslo, hay demasiada gente viviendo vidas muy limitadas. Yo era así. En ese momento de mi vida pasaba perdiendo el tiempo haciendo las cosas que “me gustaba hacer”, dedicaba muchísimas horas a video juegos, trabajaba apenas lo suficiente para sobrevivir, me juntaba con otros perdedores, y si eso no era suficiente, salía por las noches a tomar alcohol y fumar marihuana.

Si hubiera continuado por ese camino habría tenido una existencia, como mucho, mediocre.

Solo cuando cambié mi enfoque y decidí hacer lo que fuera necesario para volverme exitoso, mi vida cambió.

Comprométete con el éxito

La mayoría de la gente aborda el éxito de la misma manera que yo lo hacía cuando no me había comprometido. Lo miran como si no importara, como si fuera una opción o tal vez algo que solo le pasa a otras personas. Otros se contentan con poco éxito, creyendo que si tienen “un poco” todo estará bien.

Tratar el éxito como una opción es la razón más grande de porque no hay más gente creándolo para ellos mismos, y porque la gente ni se acerca a su máximo potencial.

Grant Cardone (multimillonario en la industria de los inmuebles) me enseño que la cantidad de éxito necesaria es mucho mayor que lo que calcula la gente, y que la persecución continua del éxito debe ser abordada no como una opción sino como una obligación.

Pregúntate, ¿Qué tan cerca estás de tu máximo potencial? La respuesta podría no gustarte.